Principiantes

APALANCAMIENTO. COMPRAS INTELIGENTES CON TARJETA DE CRÉDITO

Tu tarjeta de crédito sirve para hacerte de activos, no de más pasivos.

Imagina la siguiente situación: estás a punto de recibir tu primera tarjeta de crédito, estás emocionado y no dejas de pensar o buscar promociones para empezar a usarla. ERROR. Para evitarte malos momentos, te voy a dar unos tips que harán de ti un comprador inteligente.

 

Primero debes entender que invertir en ti es una excelente idea, siempre y cuando uses esa inversión para ser un profesional en el ámbito en el que te desempeñas y para ayudarte a generar mayores ingresos o aumentar tu productividad. Ropa, accesorios, cámaras, computadoras, comidas con clientes, máquinas o equipo electrónico para comenzar un negocio y obtener ingresos extra: todo esto solo es inversión si te va a ayudar a generar más dinero.

 

Hay que entender y tomar en cuenta que el crédito es una herramienta financiera para crecer y para comprar bienes, que, idealmente, te van a ayudar a generar más ingresos. Las tarjetas de crédito son una manera segura de disponer de dinero, pero no hay que olvidar que ese dinero NO ES TUYO. Una tarjeta de crédito puede traerte beneficios y permitirte aprovechar oportunidades.

 

Por ejemplo, adquirir un bien a un precio determinado y pagarlo en cuarenta días (preferentemente en su totalidad). También podría suceder que la promoción de la compra te permita pagar el bien a tantos meses sin intereses. En este caso, lo mejor es no realizar otra adquisición hasta terminar de hacer el pago. Sin embargo, si quieres adquirir cosas que no te van a generar ganancias en ningún momento, mejor AHORRA y adquiere ese producto cuando tengas el dinero en la mano.

 

Te pongo un ejemplo de compra inteligente con una tarjeta de crédito. Juan necesita urgentemente un celular.  El celular que necesita tener es uno que cuesta $20,000.00 y tiene el dinero para comprarlo. Un amigo en común te cuenta la necesidad de Juan y, por casualidad, tú tienes otro amigo que puede venderte el mismo modelo en $17,500.00. Entonces, le propones a Juan venderle el celular en $19,000.00, cierran el trato y quedan de realizar la transacción la semana siguiente.

 

Tú no tienes los $17,500.00, pero es muy probable que Juan va a comprar el celular a través de ti. Con la tarjeta de crédito puedes comprar el celular a tu otro amigo y revendérselo a Juan. Una vez que te haya pagado, liquidas inmediatamente el crédito que usaste. De esta manera, empleaste tu tarjeta, restituiste el dinero y ganaste $1,500.00.

 

Pero ten cuidado al hacer este tipo de negocios porque siempre existe el riesgo de que la persona que va a comprarte el producto no cumpla y, finalmente, tú debas pagar la inversión, lo cual puede costarte meses de recuperación financiera.

 

En el mundo de las inversiones a este movimiento se le llama apalancamiento, es decir, utilizar un crédito o palanca para obtener ganancias. Y aunque el riesgo aumenta, también aumentan tus ganancias probables.

 

¡Cuida tus tarjetas de crédito! Si tienes dudas sobre que hacer con tus excedentes, pícale a contacto para agendar una cita personalizada conmigo. La asesoría es gratis, nos tomamos un café y te haces de un amigo.

 

¡Hasta la próxima!


Contáctame