Principiantes

CORNELIUS VANDERBILT: UN EMPRESARIO VISIONARIO

El perfecto ejemplo del ahorro y la inversión, en la historia de los grandes.

Roberto, un gran amigo mío y, además, cliente, es muy bueno analizando información. Siempre está buscando maneras de usar su dinero de forma eficiente, incluso a la hora de pagar impuestos. Luego te contaré su visión.

 

Además, es un fanático de los documentales que le pueden dejar algo bueno en su día a día. Desde hace algún tiempo, me recomendaba con insistencia una serie titulada Gigantes de la Industria (The Men Who Built America). En pocas palabras, esta serie cuenta la historia de los primeros grandes empresarios que transformaron a Estados Unidos en una potencia mundial.

 

Bueno, te cuento este pequeño preámbulo para decirte dónde puedes ver la historia de Cornelius Vanderbilt, un magnate de los ferrocarriles durante el apogeo de este tipo de transporte, cuya vida me pareció muy interesante. Quisiera compartirte lo siguiente:

 

Vanderbilt comenzó su vida profesional trabajando en los transbordadores de Nueva York cerca del año 1820; además de esto, participaba en peleas callejeras para ganar algo de dinero extra (no te aconsejo que te pelees en la calle). Con el ahorro de sus ganancias, logró juntar lo suficiente como para invertir en un barco de vapor para transportar personas. Pero no se detuvo ahí, sino que ahorró para adquirir otro barco y, luego, otro y, después, otro y otro más. Llegó a tener tantos barcos que se ganó el apodo de Comodoro Vanderbilt.

 

Un buen día, escuchó hablar sobre un invento novedoso: la locomotora. Vanderbilt era un visionario y, como todo gran visionario, vio en esta máquina una oportunidad de negocio. Así que vendió todos sus barcos e invirtió su dinero en la creación de la mayor red de líneas ferroviarias de Estados Unidos. Llegó incluso a controlar el acceso a Nueva York. De esta manera, construyó su fortuna.

 

Lo más importante que me gustaría señalar de esta pequeña historia es que todo comenzó con el ahorro. No mienten tus papás, tus abuelos, tus amigos o nosotros, cuando decimos: A-H-O-R-R-A. Está probado que es la manera más segura de amasar una pequeña fortuna.

 

Vanderbilt vio en la naciente industria de los ferrocarriles una oportunidad e invirtió en ella, pero no habría podido hacerlo sin su flota de barcos, producto de sus ahorros. Deja de pensar en maneras “más fáciles” de hacer dinero y ponte ahorrar. Ahorrar no solo te enseñará a ser disciplinado, también te va a dar acceso a oportunidades que antes no tenías.

 

Si no sabes por dónde empezar, pícale a contacto para agendar una cita personalizada conmigo. La asesoría es gratis, nos tomamos un café y te haces de un amigo.

 

¡Hasta la próxima!


Contáctame