Intermedios

RENTA VARIABLE

¿Qué es el riesgo en finanzas? ¿Cuándo invertir en este tipo de herramientas?

En el mercado financiero existen inversionistas que tienen excedentes de dinero de los cuales pueden prescindir por largos periodos, digamos que lo mínimo podría ser tres años y lo óptimo es cinco años.

 

Con el fin de obtener rendimientos que rebasen la tasa inflacionaria para obtener utilidades sobre el capital, éste se invierte en renta variable. Bajo este esquema de renta nadie puede garantizarte un rendimiento, ya que depende del crecimiento de las empresas en las que el dinero se invierta.

 

Los instrumentos o vehículos de inversión que se acomodan más a este tipo de objetivos son: acciones, fondos o sociedades de inversión, tracs o fondos cotizados (ETF’s), entre otros. Este tipo de instrumentos te ofrecen acceso a rendimientos jugosos con el paso del tiempo; sin embargo, el riesgo que existe es mayor.

 

Es importante mencionarte que en México el concepto de riesgo financiero ha sido, por lo general, mal entendido. En finanzas, el riesgo se traduce como la diferencia que hay entre el promedio de rendimiento anual de una acción y los puntos de valor más altos y más bajos de la misma acción o, en palabras más fáciles, la volatilidad del valor de una acción o grupo de acciones en un plazo de tiempo determinado.

 

Seguramente, cuando escuchas que hay riesgo en una inversión, te preocupa la posibilidad perder tu dinero. Por eso, es importante tener en cuenta la confiabilidad y la legitimidad que respalda a una empresa y evitar invertir en las de dudosa calidad moral. Actualmente, invertir en el mercado financiero es mucho más seguro que invertir en la empresa de tu mejor amigo. ¿Por qué? Porque a tu amigo le podrían pasar mil cosas y tu dinero se vería afectado. En cambio, las entidades financieras que cotizan en bolsa de valores están sumamente vigiladas por las autoridades, mismas que realizan infinidad de auditorías contables y de procesos para asegurar el dinero de los inversionistas mexicanos y extranjeros, especialmente de estos últimos.

 

El riesgo que corres cuando inviertes en una empresa que podría irse a la quiebra mañana mismo se llama riesgo institucional. Por otra parte, el riesgo al que le tienen miedo muchos mexicanos cuando escuchan inversión en bolsa, se llama riesgo financiero, el cual puedes minimizar por medio de dos conceptos muy sencillos que todos los inversionistas inteligentes deberían usar: techo y piso, que verbalizados se utilizan en los términos “tomar utilidades” o “parar la pérdida”, respectivamente (en inglés: Take profit y stop loss).

 

Estos conceptos son tan sencillos que podríamos traducirlos como “ponerse límites”, tanto para ganar como para perder. De esta manera, controlas el riesgo financiero. Para entender mejor esto, échale un vistazo al artículo “Reglas básicas de un inversionista inteligente”.

 

Regresando al tema de la renta variable, debes saber que casi todos los instrumentos del mercado de capitales se basan en el valor de las acciones de las entidades económicas. Las diferencias están en la diversificación como, por ejemplo, las sociedades de inversión; en el nivel de deuda, los fondos apalancados; en quién toma las decisiones de inversión y cómo se realizan, como los fondos cotizados.

 

Todas las opciones que te acabo de mencionar son solo formas de invertir en acciones que se han creado para buscar lo que todos quieren: eficiencia, es decir, obtener más ganancias con el menor margen de riesgo financiero posible.

 

Si quieres hacer una inversión eficiente de acuerdo con tus objetivos, pícale a contacto para agendar una cita personalizada conmigo. La asesoría es gratuita, nos tomamos un café y te haces de un amigo.

 

¡Hasta la próxima!


Contáctame