Principiantes

¿Qué son las acciones?

¿Para que sirven? ¿Por que las usan las empresas? Aquí las bases principales.

Uno de los problemas más comunes que se presenta en las finanzas personales en México es el pobre conocimiento del mercado financiero y sus herramientas. Para tu conocimiento, según la página de El Economista, solo treintaicinco mexicanos de cada 10,000 invierten en la Bolsa. Un número bajísimo. Toma en cuenta que, en Estados Unidos, de cada cien personas, sesenta invierten en herramientas en la Bolsa.

 

Éste es un problema no solo de conocimiento, sino cultural. Mi objetivo como financiero es hacerte saber por qué es importante tener esta opción en tu patrimonio. Me va a tomar muchas páginas, pero empecemos por el principio: las empresas.

 

Para poder crecer, las empresas deben invertir en el desarrollo de productos o servicios nuevos, así como en tecnología, en la creación de más sucursales o puntos de venta, etcétera. Este crecimiento no solo es bueno y sano, es necesario. Cada vez somos más seres humanos en el planeta, y eso significa que hay muchas bocas por alimentar y muchas personas que necesitan trabajar.

 

Este desarrollo empresarial solo es posible con dinero en efectivo, y, aunque sean monstruos enormes, para poder obtener ese efectivo disponible tienen pocas opciones:

 

  1. Pedir créditos. Dependiendo del monto del crédito, esta opción puede ser muy cara, ya que los gastos fijos mensuales de las empresas suelen ser demasiado altos, el  más costoso es la nómina, y si a eso le sumamos pagos mensuales en créditos, ¡Uy! De hecho, tomar malas decisiones financieras sobre créditos es lo que normalmente termina tronando a una empresa.
  2. Vender activos. Deshacerse de lo ineficiente, como maquinaria, equipo electrónico obsoleto, entre otros. Normalmente, esta opción es muy pobre y casi nunca llega al monto necesario para crecer.
  3. Solicitar dinero a los dueños. El dinero más costoso para la empresa es el dinero de los dueños o socios, ya que los intereses que ponen como condición rebasan de hecho a los mismos bancos.
  4. Emitir deuda. Las empresas también pueden emitir sus propios pagarés o compromisos de pago. Para evitar pagarle intereses altos a los bancos, las mismas empresas ofrecen un contrato de deuda al público en general, imponiendo la tasa que a ellos les parece más justa. Lee Bonos de deuda.
  5. Emitir acciones en Bolsa. En otras palabras, compartir las ganancias y el valor de la empresa con otras personas. ¿Has escuchado la frase “para bañarse bien hay que salpicar”? Bueno, va por ahí, aunque obviamente lo que todos buscan es ganar más dinero.

Te lo voy a explicar de la manera más simple que puedo: las acciones son un papelito certificado debidamente en el que se hace constar que el dueño de ese papelito es también dueño de una parte de la misma empresa. Normalmente, una acción por sí sola es una pequeñísima parte de la empresa, ya que se pueden emitir millones de acciones de una sola compañía. Este número de acciones es siempre finito, esto es lo que permite que la persona que tenga la mayoría de las acciones en su poder sea el dueño de la empresa.

 

Existen varios tipos de acciones; sin embargo, no tocaré ese tema por el momento. Lo primero es entender su razón de existir.

 

Si estás interesado en este tema y no sabes con quién dirigirte, pícale a contacto para agendar una cita personalizada conmigo. La asesoría es gratis, nos tomamos un café y te haces de un amigo.

 

¡Hasta la próxima!


Contáctame