Intermedios

TERRENOS DE OPORTUNIDAD

¿Quieres adquirir terrenos? El ahorro puede ser tu mejor aliado.

Una de las maravillas de mi trabajo es que hago nuevos amigos todos los días. Y entre esas nuevas amistades me he topado con la misma frase: “me están ofreciendo un terreno de oportunidad, pero no tengo el dinero. ¿Me recomiendas pedir un crédito?”.

 

Te explico, un terreno de oportunidad es un inmueble que está a la venta a muy buen precio porque, usualmente, al propietario le urge venderlo, ya que, necesita una cantidad de dinero en efectivo que no tiene en ese momento por falta de liquidez. Desafortunadamente, esa persona termina malvendiendo sus bienes ante la necesidad de hacer frente a sus problemas. Y esto no solo sucede solo con terrenos, también sucede con relojes caros, joyas y demás productos de valor. Por eso existen los famosos prestamistas y las casas de empeño.

 

Entonces, ¿es buena idea pedir un crédito para comprar un terreno de oportunidad? Como financiero, mi respuesta es que hagas una proyección financiera. Pregúntate, ¿cuánto me va a costar el dinero que no tengo? ¿durante cuánto tiempo voy a pagar ese crédito? ¿tengo la capacidad para hacer pagos extra durante el plazo del crédito? ¿después de pagar el crédito, obtendré una ganancia si vendo el terreno?

 

Al hacer una proyección financiera siguiendo criterios y pautas realistas de escenarios posibles, podrás tener una idea sobre lo que te conviene hacer. En algunos casos, la respuesta será positiva; en otros, no. También recuerda que si no has planeado adquirir un crédito para este tipo de cosas, lo más conveniente es analizar bien todos los números.

 

Yo te recomiendo que mejor te prepares para esas oportunidades. La historia sería muy diferente si tuvieras dinero en la cuenta. Recuerda que el que tiene efectivo manda. En una crisis económica este tipo de oportunidades está por todos lados, y si tienes en la cuenta un dinero ahorrado, ése será el momento perfecto para adquirir un terreno.

 

En otras palabras, no te desesperes si dejas pasar una oportunidad. De hecho, adquirir un crédito para una oportunidad así se convertiría en una compra compulsiva. Definitivamente, no es lo mismo que comprar una pantalla a buen precio, ya que al terreno eventualmente le vas a ganar algo, pero sí sería una compra compulsiva y esa compra te puede meter en problemas.

 

Como te decía, mejor prepárate por medio del ahorro. Crea un fondo bajo el nombre “terreno” y ponte una meta a cumplir en un tiempo determinado. Pregúntate, ¿en cuánto tiempo quieres tu terreno? ¿Cuánto puedes destinar mensualmente a este ahorro?

 

Si no sabes cómo crear un fondo para tus objetivos, pícale a contacto para agendar una cita personalizada conmigo. La asesoría es gratis, nos tomamos un café y te haces de un amigo.

 

¡Hasta la próxima!


Contáctame