Principiantes

EL FUTURO DE TUS HIJOS

La universidad de tus hijo es un buen nombre para ponerle a tu dinero.

Para muchas personas, la familia es lo más importante que hay en la vida, especialmente, los hijos. Cubrir todas sus necesidades es lo que motiva a muchos padres y madres, casados o solteros, a levantarse todos los días y salir a trabajar. Sin embargo, el amor y el cuidado por un hijo va más allá de darle una buena alimentación, ropa y un techo, implica también (pre)ocuparse por su futuro, como garantizarles la salud y la educación.

 

Muchas familias jóvenes luchan por darles a sus hijos un presente sin carencias, pero descuidan su futuro al no ahorrar. Ya sea por desorganización o por otras razones, el hábito del ahorro se ve como uno difícil de adoptar. No obstante, quienes no ahorran se están perdiendo de muchos beneficios que a corto, mediano y largo plazo puede traerles en su economía personal y familiar. Estos beneficios se extienden a otros ámbitos y de esta manera el ahorro te permite mejorar tu calidad de vida y la de tus seres queridos.

 

Por esta razón, el futuro de tu familia es un gran motor para comenzar a ahorrar; asimismo, establecer objetivos concretos de ahorro es una buena estrategia que te permitirá ahorrar de forma constante. Una de las cosas que siempre le digo a mis clientes es que tengan un objetivo claro, por ejemplo, la educación de sus hijos.

 

Una de las mejores cosas que uno puede ofrecer a sus hijos es la garantía de una educación universitaria. En México existen muy buenas universidades, aunque no todas son gratuitas. Como padre y madre, uno quiere que sus hijos puedan elegir libremente lo que crean que es mejor para ellos y que el dinero no sea una limitación. Invertir en su educación es ampliar el abanico de opciones para que elijan el camino que quieran seguir.

 

Existen herramientas financieras que pueden ayudarte a asegurar el futuro de tus hijos a través del ahorro. Además, muchas de ellas incluyen un componente de protección, el cual, en caso de una enfermedad o un accidente que no te permita trabajar o fallezcas, el fondo de ahorro se paga por sí mismo, de tal manera que tu hijo tendría asegurada la universidad.

 

Asimismo, algunas de estas herramientas te permiten hacer retiros parciales o totales para disponer de cierto capital en caso de eventos imprevistos, como crisis económicas o atención médica urgente para ti y los tuyos.

 

Se puede empezar con una cantidad que te permita llegar a fin de mes sin problemas. La idea es que puedas dormir tranquilo sin tener problemas en el presente (o poder hacerles frente) y, a la vez, procurando un futuro para ti y tu familia.

 

Y para hacerlo correctamente, te recomiendo escoger un monto que te permita a ti y a tu familia continuar con el día a día y, lo más importante, que no te obligue a utilizar la tarjeta de crédito para comer, ya que, si esto pasa, eventualmente tendrás que dejar de ahorrar, en otras palabras, estarás en la misma situación que antes: no saber ahorrar.

 

¿No ahorras? ya tienes una razón excelente para comenzar a hacerlo. Si no sabes por dónde empezar, pícale a contacto para dejarme tus datos y poder comunicarme contigo. La asesoría es gratis, nos tomamos un café y te haces de un amigo.

 

Si ya ahorras y no tienes este frente cubierto, tampoco pierdes nada picándole a contacto. Estoy seguro que puedo ayudarte en algo.

 

¡Hasta la próxima!


Contáctame